Fases del desarrollo de un proyecto web

A continuación se describe una metodología que define cuatro fases imprescindibles en el desarrollo de un proyecto web. Asimismo, se hace mención a técnicas específicas habitualmente utilizadas por el arquitecto de la información; nos referimos a técnicas de análisis y a la documentación generada en base a esos análisis. Entre éstas están el inventario de contenidos, el benchmarking, el análisis por tareas y el prototipado.

1. Definición de la estrategia
Esta fase recoge tanto los objetivos de negocio (por ejemplo alcanzar los 7 millones de páginas vistas al mes) como las necesidades del usuario tipo (por ejemplo añadir opciones de personalización al contenido dónde el usuario escoge qué temas quiere ver cada día y cuáles no le interesa que se muestren). Cuanto más específicos sean estos objetivos más sentido tendrá el desarrollo de la nueva web.

2. Requisitos de contenidos y especificaciones funcionales
Dependiendo del tipo de web que se está proyectando, se desarrollarán unos funcionales que describirán de forma detallada los diferentes contenidos que se incluirán en la web. Entre esta documentación también deben definirse las características técnicas con que debemos contar.

3. Arquitectura, diseño de interacción, diseño de interfaz y diseño de navegación
Una vez recopilada y estudiada la documentación de las fases 1 y 2, podemos empezar a definir la AI, el diseño de interacción y el sistema de navegación. Para ello es muy útil contar con (o hacer) un estudio de benchmarking antes de empezar a desarrollar los prototipos.

4. Diseño gráfico
El diseño gráfico de una web debe reforzar las decisiones tomadas por la AI y clarificar la estructura, la navegación y la consulta del contenido. Los aspectos visuales de una web no deben ser nunca decorativos, siempre deben perseguir un objetivo. Un objetivo muy importante a alcanzar en esta fase es el de ofrecer un entorno que transmita calidad, confianza y dónde el usuario se sienta bien. El diseño gráfico como componente emocional, tiene también un papel muy importante en la experiencia del usuario. Si el usuario encuentra lo que busca de una forma fácil e intuitiva (AI + usabilidad) y además el entorno a nivel visual le genera una sensación de calidad y confianza, es muy probable que ese usuario vuelva al sitio web.

Esta metodología se basa en las pautas que Jesse James Garret definió en 2003 en su libro “The elements of the user experience”, metología que ha servido de guía para muchos proyectos web. Asimismo, el lenguaje visual desarrollado por Garret para los esquemas descriptivos de la arquitectura y los flujos de navegación son un estándar para la tareas de prototipado.

Esquema Jesse JAmes Garret

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s